viernes, 3 de febrero de 2012

Aquellas tierras vibrantes le volvieron un salvaje de atar


Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites.


No hay comentarios:

Publicar un comentario